Originaria de Hermosillo Sonora, nacida un 12 de septiembre, soy la segunda de tres hermanos, hija del Chucho y la Diana, orgullosos Guaymenses quienes deciden emigrar a la capital de Sonora para buscar nuevas oportunidades.

Siempre me he considerado una persona soñadora y amante de la vida, creo fielmente en que las cosas pasan por algo en específico y para algo de lo cual siempre vamos a obtener un aprendizaje.

Me gusta mucho leer, viajar, me encanta disfrutar y valorar los pequeños detalles de la vida, así que esa fue la forma en la que descubrí mi gusto por los medios de comunicación desde muy temprana edad, todo empezó a los cuatro años para ser exacta, mi papá quien por su trabajo viajaba mucho, en uno de sus tantos viajes me trajo una grabadora rosa con un micrófono que servia para grabar en casete, recuerdo perfecto que ahí pasaba horas jugando a hacer programas o salía a entrevistar a mis vecinos, aclaro no siempre tenia el éxito deseado en mis reportajes.

A los 17 años es cuando logro mi primer oportunidad en medios de comunicación, esto dentro de un noticiero a cargo de Soledad Durazo, una de las mejores periodistas, siendo ahí donde inicia la aventura a la que muchos llaman carrera profesional.

Desde entonces no he dejado de trabajar para distintas radiodifusoras tanto en Hermosillo como en otros estados de la república mexicana e incluso en otros países como Estados Unidos, actualmente soy locutora de Radio Sonora con el programa “Mi tierra”, además formo parte de la barra de locutores de la Invasora 101.9 fm en grupo Uniradio y cuento con un programa musical y de entretenimiento en televisión, transmitido a través de Telemax llamado “Compermisito bye bye”, donde yo misma conduzco y planeo los contenidos que se transmitirán.

Mi objetivo dentro de ambos medios de comunicación siempre será hacer que la gente pase un momento bonito, creo que los dos tienen su magia, por un lado la radio es mi pasión, mi diversión, mi pasa tiempo favorito y la televisión por su parte, es un reto, una aventura que estoy disfrutando mucho y de la cual he aprendido que hacer un programa conlleva mucha responsabilidad, dedicación y esfuerzo, pero al final estoy contenta de ver como los resultados reflejan cosas positivas.